Alas de un instante

Caminas cuadras y cuadras y kilómetros y kilómetros porque adonde vas es lejos y el transporte urbano es una quimera, y piensas en el trabajo que se perdió en tu PC cuando la reiniciaste, y agradeces que al menos tienes computadora, “aunque sea en el trabajo”,  sueltas en voz alta y miras para los lados por si alguien venía a tu lado. “De madre…”, dices, y le sonríes a la viejita que mira desde su portal tu marcha casi olímpica por la acera.

Es la primera sonrisa que le das a alguien en el día, y “es que no es fácil”, te justificas mientras dejas atrás a la anciana y, más veloces que tus pies, tus pensamientos caminan hacia la comida que debes inventar, los animales que debes atender, las caras de tu familia porque ellos viven a diario días semejantes a los tuyos.

Resoplas un poco y te tienes que detener en el banco de un parquecito de barrio. Dentro de la cabeza llevas un doloroso palpitar: con los tambores del estrés no hay otra danza posible para las neuronas que no sean estos sicodélicos pasos.

Las dos manos repasan tu rostro y exhalas un aahh en busca de aquietar los nervios. Todavía quedan como seis cuadras para llegar a tu destino. “Tengo que cogerme menos lucha con la vida”, aseveras esta vez para tus adentros, y confirmas lo que te dicen todos, que tú estás muy joven para tanta candela, que necesitas descansar, que antes eras más alegre…

Abres los ojos. Sí, el sueño te venció en ese parquecito de barrio y es casi de noche y aún no llegas al lugar del mandado de donde debes regresar enseguida a ver si te da tiempo a coger el último ómnibus para tu pueblo. Un breve repique en el cerebro te noquea las ganas y la posibilidad del apuro por unos minutos.

Entonces, una mariposa se posa frente al banco. Abre y cierra sus alas con una suavidad tremenda. A pesar del cansancio, las metáforas aletean detrás de tu frente pintando ideas sobre la quietud de que te habla la mariposa y la hermosura que hay en los momentos de apreciar lo bello. Te das cuenta que el parque es acogedor y, por segunda vez en el día, sonríes.

Y la sonrisa te sale fresca como la brisa del parque, y te sale sin compromisos de buenos modales, te sale como el suspiro después de una batalla, como se ríe en la paz. La paz… Esa palabra te hace respirar hondo: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”. Y con el versículo en mente reajustas tus horarios y sientes cómo la disposición de acotejar tu actitud ante el afán estrena en ti raíces sólidas.

“Es increíble como la poesía de un instante puede repercutir en la narración del porvenir”, concluyes mientras caminas más a gusto parafraseando el resto de las palabras de Salomón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con luz propia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Alas de un instante

  1. Ro:
    Sigues igual de loco. Locuras cuerdas las tuyas. Qué bueno que entre tanta prisa sigas conservando lugar para la poesía. Por eso eres especial. Abrazos.

    • rogelio86 dijo:

      Leydi, gracias por dejar tu luz por aquí. La prisa es una enemiga seria y muy común, pero, como tú, insisto en conseguir algunas gotas poéticas para alegrar los días. Un abrazo.

  2. Frank dijo:

    Amigo, desde ya “Alas de un instante” es mi preferido de tus comentarios, me senti como un observador oculto que sigue tu rutina diaria, a veces eterna. Seguro que proponiendotelo has descrito los dias de muchos jovenes cubanos y has puesto esperanza y sentido en ellos. Gracias
    Un abrazo

    • rogelio86 dijo:

      Frank, gracias a ti por la deferencia. De verdad, satisfecho porque tus ojos vean en mis escritos esperanza y buen sentido para la vida. Quiera Dios y no seas el único, pero contigo en la lista estoy más que agradecido. Un abrazo, mi amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s