Hombre de dinero

¡Tuvo cuatro hijos y no se casó con un hombre de dinero! Vaya… No es fácil”, dijo entre risas la muchacha y siguió espetando palabras contra los pobres, entre los cuales, decía, no había felicidad posible.

El viento encima del camión nos despeinaba a todos, pero adentro, a mis neuronas las peinaba una brisa hermosa. Yo no pienso igual. No se lo pude decir, no solo por el viento, sino porque ella levantaba con sus gestos y voz un muro para opiniones divergentes. Era su hora de hablar, y nadie podía hurtarle ni un segundo.

Llegamos a la ciudad y cada quien tomó su rumbo. No pude decirle nada porque, con pasos rápidos y escoltada por sus amiga, continuó detrás de la muralla, ahora, quejándose de sus escaseces.

¡Qué malo es no conocer el sentido verdadero de la vida! ¡Qué estrecha queda la existencia ante los ojos de quienes sepultan lo trascendente y encumbran lo banal!

Yo quiero también tener cuatro hijos y la mejor divisa que me enfrasco en poseer, el único dinero que preciso heredarles es amor; amor como principio de vida. ¿Acaso la pobreza invalida al amor? ¿Hay sin amor, felicidad alguna?

La casa confortable, la cuenta bancaria, los negocios prósperos… Todo lo pasajero se agota. ¿Qué mejor divisa que un carácter refinado para invertir en busca de la felicidad? Las inversiones en el carácter trascienden. Menos mal que aún quedan quienes saben de veras qué es un hombre de dinero.

7EM677XZ7TA4

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con luz propia y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Hombre de dinero

  1. kikeperdomo dijo:

    ¿Esto lo viviste en un camión Vertientes, Camagüey? Me imagino las cosas que escucharás a diario, el Roge. Debo decirte que tu post me llega muy adentro y me detengo en lo de “a mis neuronas las peinaba una brisa hermosa”, qué bien ta eso! Yo también quisiera no cuatro, sino un equipo de pelota. Es difícil en la Cuba de hoy, habrá que arriesgarse. Deja que rumie más tu texto, pero la razón es tuya, hermano. Lo material sin amor es nada.

    • rogelio86 dijo:

      De Vertientes a Camagüey, sí. Cuando uno está atento los minutos pueden estar repletos de enseñanzas, el lugar no importa. Hasta arriba de un camión con el sol en la frente se le puede reforzar a uno la convicción de que el amor, sin dudas, es la principal materia del universo.

  2. ALBERTAPM dijo:

    Estoy de acuerdo. Para mí y por suerte para muchas, la mejor riqueza que tiene un hombre son sus riquezas emocionales, que no me diga sexi si no bonita a la hora de dormir, que siempre me ame incondicionalmente y bajo cualquier sacrifio, que al pasar lo años mis defectos sean virtudes, caminar cogidos de la mano aunque no tengamos dinero para entrar en un lujoso hotel ni una paladar si no que lo que hagamos lo hagamos convencidos que es lo que queremos. Ya lo dijo el principito: lo esencial es invisible a los ojos. Esas personas de tu historia por desgacia existen, pero nunca llegan a encontar el verdadero amor porque se cohiben de lo hermoso para darle importancia a lo superficial. Cuando alquien te quiere no necesitamos nada más.

    • rogelio86 dijo:

      Elisa, gracias por la deferencia. Y sí tienes la suerte de saber apreciar la verdadera riqueza. Espero que estés rodeada siempre de esos grandes tesoros que son los carácteres sólidos en amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s