Amanecer de estrella

Nació por la mañana, por supuesto, luz al fin no podía hacerlo a otra hora. La hija de Aurora nació signada por la amabilidad y la ternura. Entonces ignoraba que su amor sería ancla para su familia, que por su bondad hasta niños con retraso metal aprenderían a leer y escribir, que con su dedicación se forjarían hombres y mujeres. Era una niña de ojos esmeralda, dueña de una hermosura de esas que abrazan las pupilas y la dejan casi sin aliento, como le ocurrió a una enfermera que le propuso a la madre mil ofertas con tal de quedarse con aquel querubín en forma de niña. Mil nones recibió la enfermera y mil bendiciones llovieron en aquella criatura que, en aquel amanecer de junio, en aquella mañana de estrellas, desconocía hace 47 años que también en junio y de mañana ella se convertiría en madre de quien ahora redacta estas líneas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con luz propia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Amanecer de estrella

  1. Este post me encantó, espero se lo llevaras a tu estrella para que lo leyera, mariposas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s