Arma mortal

educación arma mortalDespués de una extensa reunión laboral, en las afueras del periódico los profesionales comentan. Mientras, observo las palabras y medito:

Nosotros, insistentes, publicamos y publicamos sobre la utilidad de los valores, el beneficio de la educación formal, su necesidad.

Nosotros, hipócritas, ¿cuántas veces no aplicamos a nuestras vidas ni un tercio de lo que publicamos?

Nosotros, nosotros… Esa mala costumbre de nombrarnos juntos como a iguales, de globalizarnos los defectos y las virtudes.

Todo el discurso revolotea en mi cabeza como sinsonte enjaulado cuando un viejito con bastón nos pasa por el lado y, sin menguar su entrecortado paso, dice: “¿Cómo andan, familia? Dios los bendiga”.

Le contestamos con un gracias que nos alumbró la tarde. Entonces, sin dudarlo siquiera, saqué una libreta de nota para retratar el momento donde un creyente con la alegría de muchos años pintados en la sien nos enseñó la fortaleza del hombre cuando, a pesar de la fuerza arrebatada por el tiempo, puede usar armas mortales: los buenos modales, esos que matan la discusión, la incredulidad y el desánimo.

Hay armas que matan la muerte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con luz propia y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Arma mortal

  1. anel dijo:

    querido: ayer dando vueltas por la web por azar …llegue a tu blog con las expectativas de leer cosas para el alma y quiero q sepas q me encanta tu blog y tus reflexiones y sobre todo este escrito q siempre llevare conmigo a todas partes(si tu me lo permites claro) y el otro de titulo “paseo” me tocaron hondo.wao despues de 25 años alguien desconocido me ha mostrado lo mas hermoso de un ser humano.saludos de otra cubana desde canada.bendiciones.(ojala leas mi comentario.)…y q nunca le falte la luz a tu alma.

    • rogelio86 dijo:

      Querida:
      Qué luz me regalas con tus palabras. Gloria a Dios que mis letras sirven para el reposo de un alma como la tuya, que se dibuja sensible ante mí aun desde la distancia. Anel, gracias por tu deferencia. Las puertas de este blog están abiertas para ti, y puedes hacer tuya la mano extendida y franca de su autor.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s