Vendedores ambulantes

Cuenta-propista-cubano.-Foto-Jorge-Luis-Baños-IPSMerolicos, así se les llamó durante mucho tiempo (décadas en que el trabajo no estatal estuvo a las sombras) a quienes vendían en las calles y también fuera de ellas. Después que autorizaron el trabajo por cuenta propia ahora sobreabundan, sí, sobreabundan porque casi hay más mercancías que compradores.

El ajo, la cebolla, el ají, el comino, sazonador, bijol, piedra de fosfera, el mantecadito, el pan, el pan”, anunciaba a toda voz uno de los primeros vendedores del día. Este pasa tempranito, cuando apenas el Sol se levanta, pero desde ahora y hasta las horas de la Luna, desde pescado de mar y pan hasta escobas y mosquiteros, las calles camagüeyanas son un mercado diario.

¿Más producciones? No solamente el incremento de algunas producciones, sino la escasez de varias y la abundancia de licencias para comerciantes por cuenta propia son los detonantes para el incremento de ventas callejeras y, con ellas, el aumento de los precios.

Así, con cifras de logros productivos de la provincia y con el pan de tres pesos de la panadería, revendido a cinco en la puerta de mi casa, comienzo un nuevo día; pensando en lo cómico que pudiera resultar en varias latitudes fuera de Cuba este hombre anunciando a gritos en su bicicleta productos sin higiene; pensando en lo trágico que es para miles de niños fuera de Cuba morir de hambre día a día; pensando lo tragicómico que es para muchas naciones que convivan gente que tiran manjares a la basura y otras que ni siquiera tienen mi pan de cinco pesos.

¡Qué ocurrentes asociaciones ocurren en el pensamiento de un intelectual cubano a las seis y tanto de la mañana antes de ir por un aventón para ir al trabajo! Todo gracias a los vendedores callejeros

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con luz propia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vendedores ambulantes

  1. Enrique dijo:

    Rogelio: Yo creo que hay más vendedores que mercancías. Esta es la Era del Timbirichi y, como diría Galileo, el timbirichi se mueve. Los vendeores tienen cosas para reír y otras capaces de sacar lágrimas. ¿A cuánto estará la libra de lágrima? Un saludo.

    • rogelio86 dijo:

      Mila,creo lo mismo “Esta es la Era del Timbirichi”. No creo que hayan puesto precio áun a la libra de lágrima, pero si lo llegaran hacer algún día, nuestras exportaciones serían considerables. Creo que el único problema es que mejoraríamos tanto que la risa podría atentar contra la economía, jajaja Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s