Tus luces sobre mí

luces calle CubaRecordé la canción de Descemer Bueno. Era la noche del sábado y el alumbrado público estaba apagado en el tramo de la Carretera Central entre la barriada de Alturas del Casino y la terminal de ómnibus nacionales en Camagüey.

¿Será el ahorro o la desidia?”, me decía mientras observaba la luz de una linterna que traía una pareja de jóvenes. Era toda la luz que había en el entorno del Cabaret Copacabana.

¿Cómo escribir sobre estas oscuridades sin que la sombra de alguna mala intención caiga sobre mis letras? ¿Cómo darle luz a mis letras, a mis calles, a mi gente?”

Entonces, descubrí una luz alimentada por aquellas sombras, surgida de aquel apagón: el pensamiento, aunque el cuerpo no pueda, aunque no esté en sus “manos”, puede iluminarse con ideas altruistas. En medio de la noche y la carretera estaba yo pensando en el blog.

Indagué enseguida. Era un problema transitorio de control en las vías de la Empresa Eléctrica. Todo debe alumbrarse pronto.

Cuando colgué el teléfono, como todo cubano esperanzado y risueño más allá de las dificultades, tarareé el estribillo de aquella canción: “son tus luces sobre mí/ destruyendo mis sombras/ llenando de luces mis sombras…”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con luz propia y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Tus luces sobre mí

  1. Por otro lado, es importante diferenciar la luz ambiental de la contaminación lumínica , ya que esta no va a ser la luz con la que elegiremos los valores para la exposición de nuestra fotografía nocturna. Pero estos valores se verán reducidos dependiendo de la intensidad de la contaminación lumínica. Esta contaminación lumínica la podremos utilizar para que las nubes que aparecen en el cielo se tiñan de diferentes colores (dependiendo de la temperatura de color). Las nubes reflejan las luces parásitas artificiales de las ciudades y por ejemplo una noche muy cubierta puede llegar a apreciarse a centenares de kilómetros de una ciudad.

    • rogelio86 dijo:

      Franco, soy franco si te digo que en Cuba tenemos noches bien despejadas, tan claras que apenas nos da problemas la contamincación lumínica. De todos modos, gracias por compartir con los lectores de A gotas de luz tu sapiencia y traer de cierta forma tus luces sobre mí.

  2. La Habana, 1958. Cuba sufre la colonización y cae bajo las cadenas de un sometimiento mercantil. En un lujoso hotel, María vende su cuerpo a vulgares americanos. Uno de ellos pasa la noche con ella. Al día siguiente, él descubre la miseria del barrio.

    • rogelio86 dijo:

      Vera Y. Avila, tu comentario nos regala una luz de la película Soy Cuba, que a través de cuatro historias muestra la evolución de Cuba, de Batista a Fidel y refuerza el ideal comunista frente al capitalista. Gracias por traernos a este blog las luces del séptimo arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s