Teatro

teatro títereLlegamos mi novia y yo a la parada contigua al Hospital Oncológico. Camagüey bulle a esta hora: 8:10 a.m. Los nuevos ómnibus Diana con capacidad para 15 personas de pie casi siempre cargan el doble de esa cifra. Pero hoy no es así.

En la parada están los colegas de TV Camagüey. Una señora se queja porque lleva más de una hora esperando y, como ella no puede competrir con la turbamulta y como hoy los choferes nada más están montando a poquitas personas…

La cámara se enfoca en la única puerta de la Diana que suelta solo a cuatro pasajeros. “A ver que voy a contar los pollitos”, dice el chofer con una insólita amabilidad. “A ver, siete nada más, siete”, le sentencia al gentío agolpado en la puerta después del conteo.

Señores, dejan pasar que hay una mujer con una niño en brazos”, reclama alguien en aquel bulto de gladiadores en busca de la gloria: montarse en la guagua.

Mientras la turba aún forcejea por subir y el chofer amenaza con cerrar la puerta, llega otra guagua. Es de la ruta 19. Corremos y logramos subir, y casi de inmediato el chofer detiene al grupo que quiere montarse: “Señores, hasta aquí que dicen que en la otra parada está Tapia controlando el transporte”. La gente se queja, y obedece.

En la guagua también se destapan los comentarios. Unos dicen estar de acuerdo con que se cuiden los ómnibus.

Otros replican que es muy fácil decir eso cuando estás arriba, montado.

Hay quien ve criminal dejar gente abajo si todavía hay capacidad porque el fondo del pasillo está vacío.

Varios ripostan que es mejor así que no apretujen a la gente que siempre tiene que ir como sardina en lata.

 

 

A una señora le parece vergonzoso que tenga el primer secretario del Partido en la provincia estar controlando para que haya un poco de cuidado con los pasajeros.

De pronto, en unos extraños segundos de silencio un hombre muy serio pone un punto final al debate: “Señores, ―pronuncia con voz seca―¿no saben que estamos en el teatro? Aquí todo es actuado. Es un montaje. Somos títeres. Este es el mayor teatro de todos”.

No supimos si había control o no, pero después de aquella voz circunspecta un silencio raro reinó hasta la próxima parada, cuando el chofer volvió a controlar la subida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con luz propia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Teatro

  1. J. E. Domínguez dijo:

    Rogelio, muy bueno todo el relato, pero porque no hacer mas énfasis en lo del control, por que aqui en Cuba todo tiene que ser controlado, hasta las personas que van de pie en el ómnibus. Cuando uno viaja, se da cuenta que el único lugar donde las guaguas no van vacías no es en Cuba, el metro de Caracas parece un hervidero en las horas picos, en ocasiones tuve que dejar ir uno o dos para poder montar, y en Quito, que lo digan los 35 mil cubanos que hay, cuando el TROLE o la ECOVIA van vacíos? Yo creo que deberían montar todos los que puedan, pero mas importante que eso es que la frecuencia sea tal, que no se llenen demasiado los ómnibus, esa es otra manera de cuidar. Saludos. Jorgen

    • rogelio86 dijo:

      Jorgen, es cierto que no solo en Cuba los ómnibus van repletos, lástima que haya muchos cubanos que piensen que “afuera” no es así. Te agradezco que compartas tus vivencias en otros lugares de más holgura económica y donde el capitalismo es el régimen de mando, para que no se le atribuya a nuestro socialismo el fenómeno de las guaguas llenas. Es cierto también que aquí hay una fiebre casi mortal de control y más control, que infortunadamente en varios casos genera más descontrol. Pero, Jorgen, si no se compran más ómnibus es imposible que mejore la frecuencia de estos en las paradas y para nada ni para nadie (sea Ecuador, Venezuela, o el mismo Estados unidos) es aconsejable sobrecargar ningún medio de transporte. En fin, amigo, hay que comprar más ómnibus, mejorar los salarios para que el hombre trabaje y cuide su guagua no por temor al control, sino animado por sus ganancias. De hecho esa debería ser la manera de motivar a la población a aumentar la productividad, no el control. Amigo, no insisto tanto en el control en el trabajo porque hay lecturas entre líneas que son necesarias.

  2. Pablo Alfonso dijo:

    Y el titiritero?

    • rogelio86 dijo:

      Pablo, ante tu postura antigubernamental solo te digo que no todas las culpas las tiene el gobierno (que tienes varias, y hasta muchas), pero el pueblo cubano del que forman parte los empleados y los empresarios ineficientes no actúan solo como lo hacen por la culpa de tu titiritero. La contrarrevolución es el titiritero, la contrarrevolución que, más que un grupo en contra de los Castro, es un estado del pensamiento que empantana voluntades y diseca ideas. Contra ese titiritero y sus absurdos títeres del día a día en Cuba debemos luchar todos los que queremos el progreso de esta isla sin importar dónde residamos.

  3. ¿Habana?, le pregunto al chofer del lada-taxi con la ilusión de que llegue al final –para ellos el comienzo- del recorrido habitual, el Capitolio a donde todos los caminos conducen, el inicio y el fin de Centro Habana y de la Habana Vieja, centralidad y vejez harto evidentes y que por eso sobran: Habana seca y a secas a donde todos los caminos conducen menos los de los lada-taxis –pequeña burguesía del transporte de alquiler-, que terminan en una Habana Libre que sí pronuncia celosa su apellido, nombre que la distingue, adjetivo de alcurnia, de hotel, de dólar, de aire acondicionado y de turistas, del Vedado que se cotiza ahora en el mercado mundial. ¿Habana?, le pregunto esperando un sí como un milagro, y desaparezco para el ahora disgustado chofer del lada-taxi, que acelera y desaparece para mí.

    • rogelio86 dijo:

      Gloria, tremendo. A mí también me han ocurrido desplantes como ese. A veces creo que la mayoría de los choferes, como los humanos todos, en vez de por el oído escuchan por los ojos, juzgan por el atuendo externo, por la imagen que uno les da, si es de gente adinerada, rara vez te dejan plantado, pero si no… Lastimoso, ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s