Garbanzos, los granos de la felicidad

Garbanzos felicidad
Labrada, un ocurrente colega, nos leyó en la web sobre las propiedades antidepresivas de los garbanzos, que según varios sitios especializados producen la serotonina, la hormona de la felicidad.
Un sinnúmero de conjeturas se alzaron de nuestras bocas a la altura de las 4:40 de la tarde, bien alejadas ya de los efectos de un almuerzo proletario que solo nos trajo frijoles negros.
“Ya sé por qué hay tantos infelices en las calles”, dijo Yuri.
La risa tragicómica, arma insigne del cubano, hirió mis recuerdos de los últimos garbanzos caídos en mis fauces.
Interesado, investigué un poco más y les descubrí al grupo que según el investigador israelí, Abi Gofer, el consumo de garbanzos contribuye a la ovulación femenina y a que queden embarazadas con mayor rapidez.
Las risas sonaron como cucharas en una bandeja de comedor escolar.
Con las bromas presumimos posibles asociaciones entre el ímpetu de nuestras madres más prolíferas y los garbanzos, hicimos prescripciones a las futuras madres… pero, sobre todo, dado por la situación actual de la vivienda, el transporte, los alimentos, etcétera, Tunie sugirió la privación por un buen tiempo a las madres en potencia de estos granos.
Una proscripción nada difícil de cumplir pues la última vez que los vieron en una placita, según Yuri, costaban a 12 pesos la libra. Claro, eso fue antes de perderse por completo, siguiendo la moda implantada desde hace tiempo por los más variados alimentos, y útiles de todo tipo.
En fin, concluimos que si el garbanzo, tan exigente con su compañía (chorizos, carnes, papas…) produce la hormona de la felicidad (¿quién duda que sea feliz quien pueda comprar todo eso?), entonces el chícharo y los frijoles negros, tan humildes y proletarios, deben originar sustancias depresivas, ¿no?
A mí, por lo pronto, me da igual la serotonina, seguiré sonriendo con los chícharos y frijoles del almuerzo que en definitiva se parecen más a nosotros los cubanos: pobres, pero contentos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con luz propia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Garbanzos, los granos de la felicidad

  1. Oscar Suarez Oviedo dijo:

    rogelio genial ese articulo como buen cubano me reí solo de mis recuerdos,y si ,asi somos pobres pero contentos, lastima que a mucha gente se le olvide y porque la vida los coloque en mejoras circunstanciales de la economia se olviden de la importancia de compartir nuestro proletario y siempre bien recibido plato de chicharos y frijoles los cuales son tan humildes que no precisan de mucho para quedar buenos y hacernos felices

    • rogelio86 dijo:

      Oscar, muchas gracias por la deferencia. Te confieso que no se si será por la falta de costumbre de alegrarme con los garbanzos, pero yo tengo mi predilección por los agradecidos chícharos que, como bien dices, no precisan de mucha abundancia material para llenar bien la barriga y, claro, allá va a alegrarse el corazón, jaja Un abrazo de luz, Oscar. Ya sabes, eres muy bienvenido en A gotas de luz.

      rogelio genial ese articulo como buen cubano me reí solo de mis recuerdos,y si ,asi somos pobres pero contentos, lastima que a mucha gente se le olvide y porque la vida los coloque en mejoras circunstanciales de la economia se olviden de la importancia de compartir nuestro proletario y siempre bien recibido plato de chicharos y frijoles los cuales son tan humildes que no precisan de mucho para quedar buenos y hacernos felices

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s