El PIB, Cuba y yo

cuba pib gotas luzDebe ser por lo Bruto de su naturaleza que no acabo de ver cómo el Producto Interno y sus aumentos o decrecimientos en Cuba inciden en mí.
Se dice que nuestro fuerte no es la producción de bienes materiales, sino la prestación de servicios, y que los médicos nos traen la mayor cantidad de divisas, y eso no es bueno por montones de seriesísimas razones.
Se dice, no obstante, que con respecto a la crisis de Europa, de Estados Unidos y otras naciones, aunque nuestro Producto Interno Bruto (PIB) no aumentó a los niveles planificados nosotros vamos “sin prisa, pero sin pausa” hacia el progreso.
¿Qué queda los 407 pesos que cobré hace 17 días? ¿Cómo como, me visto, me transporto? Para mí que midieron mal y nuestro PIB aumenta cada día su brutalidad porque de otra manera no sé cómo explicarme mi vida y la de los cubanos que me rodean. ¿Cómo llegamos a fin de mes?
De que somos revolucionarios a nadie le quedan dudas: sobrevivimos con un pago promedio de 2,50 pesos por hora trabajada. ¡Inventamos la subsistencia de guerra en tiempos de paz!
Hace poco me enteré, oficialmente, que el papel higiénico, el refresco instantáneo, los fósforos, la sal, el chocolatín, la papa, entre otros tienen déficit. ¡Qué avance: ya lo decimos en Granma! Pero cómo faltan en la lista productos inestables e invisibles útiles y añorados: carne de res, pescado de mar, y ropas, zapatos, materiales de la construcción, bicicletas… todos con buena calidad y precios asequibles. Un sueño.
No quiero analizar a España y sus recortes sociales, ni a Grecia y su recesión económica, no quiero hablar la paja en el ojo ajeno…
Quiero que no crezca más el Producto Interno si sigue siendo Bruto o si sigue siendo Interno.
Quiero un Producto Interno Inteligente, a ver si ahora cuando vaya a casa el pasaje de ómnibus no cuesta 40 centavos o un peso, y si me cuesta eso que gane yo unos 3 000 al mes, que para eso estudié, para vivir, para que no tiemblen mis bolsillos para pagar por la comida o el transporte, o se deshagan aterrados ante el sueño de ir a un restaurante o un viaje.
Quiero que en Cuba aumente el Producto Interno Inteligente para que no siga yo, profesional, con el conocimiento humillado con un pago endeble frente a la libra de arroz a cinco pesos, la de frijoles a quince, cualquier carne a más de 20; que no me valga un par de zapatos artesanales y deformadores del pie y de la columna más que mi salario mensual.
Quiero tener una casa, un refrigerador, una computadora… Quiero una vida mejor, y ese maldito creci-miento y decrecimiento del Producto Interno Bruto sigue acabando con Cuba y conmigo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con luz propia y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El PIB, Cuba y yo

  1. Alain dijo:

    ojojojoj, amigooo, ke bueno ke vas fortaleciendo tus críticas, me alegro mucho. me gustó el artículo!!

    • rogelio86 dijo:

      Alain, gracias por la deferencia, amigo. Yo, igual que casi todos los cubanos, quiero una Cuba mejor. Quiero creer que “entre todos podemos lograrlo”, como decía aquel spot de nuestra TV. Ojalá que más manos se unan no tanto a criticar por criticar, que es tan fácil y tan dañino, sino a construir un mejor país que es tan duro y tan útil. Un abrazo, compadre. Y qué bueno que te gustó.

  2. Al Mendron dijo:

    “Aonque nuestro Producto Interno Bruto (PIB) no aumentó a los niveles planificados nosotros vamos “sin prisa, pero sin pausa” hacia el progreso”…Pero que cosa es ”el progreso”…sera que ahora a los cementarios en ves de camposantos les dicen El progreso.ahora si vamos por el camino correcto.directo al abismo,digo al progreso

    • rogelio86 dijo:

      Amigo, la fe es lo último que se pierde. Cuba amaneció distinta el 2015. Hay esperanzas con el reinicio de las relaciones con Estados Unidos, hay deseos de que el Mariel dé frutos, hay anhelos con el despegue del turismo… Lo cierto es que hay mucho, pero mucho trabajo que hacer todavía, pero hay esperanzas y eso es lo único que no puede faltarle a un ser humano para progresar. Claro, y subrayo, queda mucho, mucho por hacer y sí es cierto que hay quien le gusta más aquello de sin prisa que la otra parte de la frase: “sin pausa”. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s