Archivo de la categoría: Con luz propia

Crónicas propias del día a día en una isla.

Fidel

Lo aman, lo odian, lo respetan, lo insultan, lo aceptan, lo rechazan, lo evocan, lo censuran, lo abrazan, lo abrasan, lo viven, lo matan… Nadie lo ignora, no se puede. Y es que es curvo, como los amaneceres, con luces … Seguir leyendo

Publicado en Con luz propia | Etiquetado , , | Deja un comentario

¡Lo quiero en vivo!

Sucedió otra vez. Desfiló Chanel en solo dos pequeños párrafos del Juventud Rebelde, y ya. La filmación de Rápido y Furioso fue para los cubanos demasiado rápida, pero menos rápida que furiosa, porque a muchos nos dio rabia que se … Seguir leyendo

Publicado en Con luz propia | Etiquetado , , , , , , , , | 4 comentarios

Banquete

El hambre era grande y el almuerzo poco. No muchos dientes se atreven a desafiar a una gallina flaca y huesuda de un comedor laboral, y menos si han pasado horas desde que fue servida. Yo sabía que a mi … Seguir leyendo

Publicado en Con luz propia | Etiquetado , , , | 4 comentarios

En “Fanguito al pecho”…

Un aguacero basta para que el fango le suba hasta la crisma a cualquiera que se embale un poquito en una bicicleta sin guarda fango. Chocolate, vavinei, melao… El eufemismo y la ironía ayudan a sobrellevar el fanguero. “¡Ahora sí … Seguir leyendo

Publicado en Con luz propia | Etiquetado , , , , | 15 comentarios